Christie & Co y AEHM (Asociación Empresarial Hotelera de Madrid) presentaron en FITUR el estudio ‘Análisis de inversión hotelera en España 2018’ en el que confirman que España ha alcanzado en 2018 otro récord en volumen de inversión hotelera con 4.860 millones de euros.

El informe indica, en referencia a destinos principales, que el 64% de estas operaciones se realizaron en destinos vacacionales (Canarias, Baleares y Costa del Sol a la cabeza con un 30%, 20% y 3%, respectivamente), mientras que un 36% de la inversión se concentró en destinos urbanos, entre los que destacan Madrid, Sevilla y Barcelona (12%, 4,5% y 3,5% de la inversión).

Los destinos secundarios demuestran una vez más su potencial, con un 65% de crecimiento de la inversión respecto a los datos del año pasado, llegando a representar el 23% de la inversión total en el país en 2018.

Los datos muestran un nuevo récord de inversión que posiciona a España como el segundo país de la Unión Europea en inversión hotelera, tras Reino Unido (6.500 millones de libras en inversión) y por delante de Alemania (4.000 millones € de inversión).

El aumento del turismo vacacional ha abierto el mercado a numerosas oportunidades de desarrollo, con varios operadores trabajando actualmente en mejorar sus productos y servicios para satisfacer esta creciente demanda.

En este sentido, cabe recordar que, entre marzo de 2015 y marzo de 2018, España registró 37 meses consecutivos de crecimiento del RevPAR (ingresos por habitación disponible). En los últimos meses, en cambio, se han dado disminuciones marginales, sobre todo por la ralentización de Barcelona, que cuenta con el mayor número de habitaciones del país. Aun así en la mayoría de los mercados nacionales clave, incluido el madrileño, el rendimiento hotelero mantiene su fuerte tendencia al alza.

Con el mayor crecimiento del RevPAR de toda España en 2017, Madrid se ha visto favorecida en los tres últimos años por la demanda de ocio y negocio corporativo. Además de ser uno de los principales destinos de fin de semana para los europeos, ha notado un aumento de interés por parte de varios países asiáticos y Estados Unidos, especialmente en reservas de grupo.

Los hoteles en Barcelona han logrado mantener tarifas más o menos estables, con descensos más notables en los últimos tiempos. Los hoteles de la capital catalana experimentaron un crecimiento constante mensual del RevPAR de dos dígitos durante 2016 y 2017, cuando el mercado aún se beneficiaba de la fuerte demanda internacional y la demanda desviada de destinos como Turquía y el norte de África. La reciente inestabilidad en Barcelona ha frenado estos niveles previos de crecimiento, con caídas en la ocupación impulsadas por la disminución de la demanda nacional e internacional, principalmente de Estados Unidos. Sin embargo, si el mercado consigue mantener tarifas estables, deberíamos ver crecimiento a medida que la confianza del consumidor regrese a Barcelona.

Share This